Delikatessen
2010: Delikatessen

Delikatessen

“Quiero ofrecer a la humanidad un espejo en que vea reflejada sus pasiones, su miseria, sus vicios”.

Florencio Sánchez

El proyecto Delikatessen nace a partir de una investigación sobre el texto Un Buen Negocio de Florencio Sánchez. La idea principal era llevar aquellos personajes a un estado desde el cual se pudiera traducir sus subtextos al cuerpo. A partir de varios días de investigación en estudio sobre la lectura y su decodificación física hemos llegado a la siguiente propuesta para la puesta en escena.

a. Marco Conceptual y metodología de investigación

Los personajes que Sánchez plantea se hacen interesantes porque denotan un camino del dolor. La ausencia o exceso de algo genera una dolencia, una miseria que los llevará a un conflicto. Ese dolor tiene un límite por el cual el personaje decide calmarlo tomando una decisión que seguramente termine con este conflicto pero a veces generando uno nuevo. Un nuevo tipo de dolor que también tendrá su límite.

El trabajo de la primer etapa de investigación será investigar el dolor de cada uno de ellos y su correspondencia física. A través del cuerpo se intenta narrar una historia de un dolor físico, moral, económico, psicológico, e.a.

Hyalmar Blixen en el
Diario “Lea” (13 de enero de 1989) decía que Florencio Sánchez:

“pone la nota de protesta ante el desamparo moral o social en el que viven seres que nos son familiares en ambas orillas del Plata. En realidad, en el teatro de Florencio los personajes tienen pasiones, prejuicios, abulias o están inmersos en un mundo de fuerzas que ignoran”

Entendiendo esas miserias y esos dolores llegamos a la segunda parte del proceso. Cuales son los límites de estos personajes. En que momento no se aguanta mas el dolor y que es lo que uno hace para detenerlo. Cual es el sacrificio que decido hacer para calmar ese dolor, detenerlo y cambiar la suerte. El límite es entonces nuestro segundo punto a investigar. El sacrificio entonces se convierte en aquello que entregamos y en este caso en particular la entrega mas que nada tiene que ver con los cuerpos.

Llevando esta entrega a un contexto mucho mas abstracto es que Delikatessen contará la misma historia propuesta por Sánchez pero a través de los cuerpos que se entregan para sanar dolores. El concepto de entrega nos lleva a pensar en la otra parte. No solo en quien entrega algo para conseguir otra cosa pero también el que recibe. El que es beneficiario de tal sacrificio, el que es destinatario de este plato especial, de una delikatessen.

El hecho de no hablar de personajes concretos sino de situaciones abstractas y conceptuales llevadas al cuerpo hace que cada actor no interprete un personaje en particular sino un estado, el cual puede ser hombre o mujer sin importar mientras trabajemos los estados de la condición humana. Por este motivo el elenco es de menor cantidad y trabajaremos seis hombres en escena. Vale aclarar que esta decisión arbitraria también se enlaza con esa necesidad de enfrentarnos al interior de cada uno de ellos sin importar género sino aquellos aspectos dolorosos y la psicología de sus procedimientos.

b. La puesta en escena y el montaje post investigación

Luego de haber generado el material físico en la trilogía del dolor-limite-sacrificio, comenzaremos con el trabajo de montaje de la obra. El procedimiento de trabajo será usando la metodología de espectáculos de danza postmodernos que llevan adelante un guión primario (en este caso la obra de Sánchez en cuestión). Este guión se divide en escenas que proponen imágenes plásticas concretas, una pre-puesta a partir de la imagen y el material físico y finalmente una pro-puesta coreográfica, vocal e instrumental.

II. UN TRABAJO MULTIDISCIPLINARIO

Si bien el lenguaje seleccionado para la creación de esta obra es el del teatro físico, todos los técnicos / artistas participan desde su creatividad en la composición del producto final. El proceso de creación requiere un gran compromiso de los artistas y técnicos ya que incluye un programa de investigación en el lenguaje así como en el proceso de montaje.

La dramaturgia tendrá un rol muy importante, siempre cuidando la coherencia y la cohesión de toda la obra y desafiando al director a crear una pieza que provoque pensamientos variados y encontrados en el público, posiblemente generando un debate artístico disciplinario. El dramaturgo de danza siempre funciona como un ojo externo que trabaja sobre la abstracción y literalidad ofertadas en las metáforas corporales que se plantean. Este trabajo estará a cargo de Ramiro Perdomo.

La música y arreglos corales estará a cargo de Gerardo Moreira. En escena tendremos seis músicos en vivo interpretando música especialmente compuesta para esta creación. En este sentido trabajando durante todo el proceso para lograr no sólo una pieza escénica pero además un repertorio musical vinculado con esta pieza de Sánchez el cual pretendemos eventualmente logre su grabación en estudios.

El espacio escénico será uno de los galpones de la Rural del Prado, el cual ya hemos confirmado. La idea era seleccionar un espacio que mostrara la dejadez, el abandono temporal y también un espacio que fuera vinculado de alguna forma a la venta, la exposición y la carne.

La idea es contar la misma historia dramática pero en un contexto donde la voz ,la música y los cuerpos a través de la danza y el teatro físico narren sin necesidad de acceder a la palabra dicha.

La puesta llevará a los personajes a situaciones absolutamente reconocibles por cada uno de los espectadores como propia, llenándonos de vivencias ricas en verosimilitud que hagan del espectador un partícipe cercano de la experiencia del teatro físico con todos los sentidos.

El equipo de trabajo está integrado por:

Dirección y composición: Martín Inthamoussú
Dirección Musical: Orgánica
Dramaturgia del movimiento: Ramiro Perdomo
Elenco: Collette Richard
Rodrigo Garmendia
Nazario Osano
Jorge Vidal
Rodrigo Inthamoussu
Marcos Ramirez
Diseño de luces: Fernando Scorsela
Vestuario: Gerardo Egea
Producción Ejecutiva: Silvana Bergson/metroveinte_gestión cultural
Coordinación logística y jefatura de escenario: Carolina Godín